Publicaciones sobre el Bulldog

Revista El Mundo del Perro nº 240. Especial sobre el Bulldog Inglés.

Un lazo de unión

     Antes de comenzar a criar esta raza, cuando era un gran aficionado del Bulldog, había leído que se trataba de una raza artificial, creada por el hombre. Nunca valoré auténticamente estas palabras hasta que presencié el nacimiento de mi primera camada de Bulldog. ¿Acaso era yo una especie de doctor Frankenstein? Me sentía desorientado, pues lo que estaba viendo no obedecía a los cánones de reproducción animal.

Bulldogs paseando un día primaveral

         Todavía hoy, unos años después, cuando detrás de los cristales del quirófano presencio el nacimiento por cesárea de mis cachorros, observo a mis queridas perras anestesiadas y con las entrañas abiertas, y me pregunto qué sentido tiene criar seres tan deformes, a los que su progenitora es incapaz de parir  de la  forma  que la  sabia madre naturaleza establece. Siempre, ante la dimensión de tan delicada operación quirúrgica, me digo que esta va a ser mi última camada de Bulldog. Son momentos de tensión  en que no encuentro sentido someter a un ser vivo a tal sufrimiento, debido a que en un momento de la historia del siglo pasado unos criadores británicos interpretaron el estándar de la raza de una forma un poco exagerada. 

 

     Poco después empiezo a entenderlo todo y siento que son unos seres muy especiales; es cuando las enfermeras salen apresuradamente del quirófano y empieza la fase de reanimación; es cuando los cachorros van tomando vida gracias a nuestros masajes; es cuando oigo su primer llanto entre mis manos. No puedo evitar emocionarme al verlos sollozar con su pequeña gran cabecita..., y entonces se van cerrando muchos interrogantes.

Bulldog disfrutando en la nieve

     Aquí empieza un período de intensa actividad. Una fase de crianza interactiva entre el criador y la madre, en la que uno se entrega completamente a satisfacer los minuciosos cuidados tanto de los pequeños como de su madre. A los pocos días los cachorros ya se apegan al criador como fuente de vida. Esto es precisamente lo que hace que el Bulldog esté tan unido al hombre de una forma especial, compartiendo infinitos momentos de felicidad: juegos, paseos y la convivencia del hogar.
Es ante tanta felicidad cuando afirmo que si el hombre y este adorable monstruo canino han conseguido enlazarse tan estrechamente es gracias a una crianza artificial, y por ello debemos respetar el estándar de la raza siempre más, luchando contra la actual abundancia de Bulldog de escasa tipicidad.

Josep Sala (L'Encís Bulldogs)

                          

 

Afijo 7420

Copyright © 2007 L'Encís Bulldogs. Todos los derechos reservados | Josep Sala - Valle del Montsec (Lleida) - Telf. 666170852