Detrás del aspecto fuerte del Bulldog Inglés, se esconde un ser tranquilo y cariñoso

Entrevistamos a Josep Sala | Autor: Alfonso Somoza

Si hay una raza de perro que todo el mundo conoce y puede identificar, esa es el Bulldog Inglés. Su figura se ha utilizado en multitud de marcas comerciales, y es frecuente ver su cara en parches de ejércitos de todo el mundo como símbolo de masculinidad y fuerza. Los expertos coinciden en señalar en que se trata de una de las razas más artificiales del mundo de los perros: durante siglos, sus criadores fueron realizando multitud de cruces con el objetivo de conseguir el ejemplar perfecto para las peleas de animales.

Por fortuna, este pasado oscuro del Bulldog Inglés ya es historia, y hoy en día es uno de los mejores compañeros con los que compartir nuestro hogar. Josep Sala es uno de los criadores de Bulldog Inglés con más renombre en nuestro país. Para él, "la relación que se establece con esta raza va mas allá del intercambio afectivo y de comunicación que tradicionalmente ha existido entre dueño y perro". Del Bulldog Inglés, destaca su "sociabilidad e inteligencia", y reconoce que, en ocasiones, "pecan de tozudos".

Pregunta: ¿Por qué te hiciste criador?

Respuesta: Creo que son de esas cosas que uno hace sin proponérselas. Te gusta la raza. Te compras un Bulldog Inglés. Después le buscas un compañero para que no esté solo en casa. Al cabo de unos años decides que tengan descendencia. Y poco a poco, sin darte cuenta, acabas teniendo toda una familia bulldoguera a tu alrededor.

Bulldog Ingles L'Encís. Josep con Diva y Bull Tigress.

Bulldog Ingles L'Encís. Bull Tigress con sus cachorros.

El trabajo y esfuerzo que supone criar una camada de Bulldog Inglés es mucho: el estudio de la genética de los progenitores, el apareamiento de los Bulldog, el seguimiento del embarazo, intervenir en el parto y dar todo tipo de cuidados a los cachorros. Un sinfín de labores duras para llegar al objetivo final, que es criar unos cachorros de Bulldog Inglés felices y saludables. Sin embargo, el lograr este objetivo convierte el criar una camada de Bulldog Inglés en una de las experiencias mas reconfortantes que uno puede vivir.

P: ¿Por qué elegiste esta raza?

R: Recuerdo que siendo niño el personaje de ficción que mas me fascinaba era un Bulldog Inglés de unos dibujos animados que emitían por la televisión. Me hacía mucha gracia su aspecto físico y su papel de perro bonachón y 'tontorrón'. Un día paseando por la calle ví uno y me quedé totalmente sorprendido, porque yo creía que el Bulldog Inglés de los dibujos animados era un personaje inventado. Y me dije: “cuando sea  mayor, quiero uno como este”. ¡Y así fue!.

P: ¿Cuáles son las características físicas más notables del Bulldog Inglés?

R: Precisamente es el físico lo que de entrada más llama la atención del Bulldog Inglés. Su cabeza es muy grande y con la frente plana. Es muy chato y su mandíbula  prognata. Tiene muchas arrugas. El pecho es muy ancho y profundo, con costillas bien redondeadas. El cuerpo es corto y compacto. Sus extremidades, más bien cortas, gruesas y musculosas. Su movimiento es de lo más peculiar. En conjunto es un perro físicamente extravagante. No hay que olvidar que en ninguna otra raza el hombre ha intervenido tanto en el proceso de selección y crianza. Por esto, el Bulldog Inglés está dotado de unas características físicas tan excepcionales, y se dice que es una raza artificial.

P: ¿Qué consejos le darías a los futuros propietarios sobre cuidados básicos de esta raza?

R: Aunque  el Bulldog Inglés es muy adaptable, antes de adquirir uno hay que hacer un examen de conciencia y tomar en cuenta que deberemos acoplar parte de nuestra vida a satisfacer los cuidados de nuestro nuevo amigo. Sus características fisiológicas lo convierten en un perro que necesita  pocos cuidados. Aún así, hay que controlar a diario la higiene de sus arrugas y lagrimales. El pelo corto le transforma en un perro muy limpio para vivir en el interior.

Bulldog Ingles L'Encís. L'Encís Ironic Redi con 10 meses de edad.

Bulldog Ingles L'Encís. L'Encís Odyssei Brave con 8 semanas.

No precisa sesiones de peluquería especiales. Le basta con un cepillado semanal y un par de baños al año. Sus necesidades dietéticas son bajas. En la mayoría de los casos les basta con una ración de pienso de 300 gramos. El Bulldog Inglés es una raza de morfología braquicefálica, como el Bóxer, el Pequinés, el Bulldog Francés, etc. Esto significa que su capacidad cardiaca y respiratoria se verá limitada. Será de nuestra responsabilidad no exponerle al calor y evitar que se agote excesivamente. A la mayoría de Bulldogs un par de paseos al día de 30 minutos les es suficiente. Un Bulldog Inglés portador de una buena genética no tendrá ningún problema de salud.

P: ¿Cómo se comporta esta raza en el hogar?

R: Detrás de su aspecto fuerte, musculado y gruñón se esconde un ser tranquilo y cariñoso que participa con ternura y entusiasmo de la vida familiar. Cuando está solo en casa, pasa el tiempo durmiendo, que es otra de sus actividades favoritas.

P: ¿Cómo es su relación con los niños y ancianos?

R: El Bulldog Inglés conserva durante toda su vida el carácter juguetón típico de los cachorros. Por esto se establece un excelente grado de compenetración con los niños. Tanto es así que los ingleses le llaman 'the nursedog' (perro niñera). Les encanta compartir juegos con los más pequeños de la casa. Pero hay que tener presente que los Bulldogs adultos son pesados y torpes. Así que hay que tener mucho cuidado con niños menores de 6 años.

Bulldog Ingles L'Encís. Llum sonriente en uno de nuestros paseos.

Bulldog Ingles L'Encís. L'Encís Picasso Storm "Goku" con 10 meses de edad.

En cuanto a los ancianos, encontrarán en el Bulldog Inglés un perro afectuoso e inteligente, que sabrá establecer una relación de camaradería con ellos. Gracias a su morfología de cabeza braquicefálica, con el consecuente acortamiento de las vías respiratorias, no necesita mucha actividad para canalizar sus instintos, como pasa con otras razas. El Bulldog Inglés es ideal para dueños de avanzada edad.

P: ¿Qué opina sobre la actual legislación sobre cría y comercio de animales en España?

R: Tanto a nivel autonómico como estatal, se han desarrollado leyes para regular esta actividad. Pero como pasa con otros ámbitos de nuestra sociedad, siempre hay individuos que operan al margen de la ley.

P: Por último, ¿conoce el problema de los perros del Este? ¿Cree que se está haciendo lo suficiente por terminar con esta lacra?

R: Los criadores de estos perros buscan un único objetivo: obtener un beneficio vendiendo cachorros. Diversas asociaciones de defensa de los animales han investigado esta actividad y han hecho públicos los siguientes datos y cifras. Algunos establecimientos compran estos cachorros por 50 ó 60 euros, y los venden por 800 ó 1.000 euros. Estos cachorros son criados en granjas de explotación, encerrados en jaulas diminutas y sin controles sanitarios. En estas condiciones, las enfermedades infecciosas y parasitarias son muchas.

A menudo se compran a través de un intermediario. Éste apila en un furgón el mayor número posible de cachorros que paga a la granja de explotación 'a tanto el kilo'. A continuación, estos cachorros deben aguantar largos trayectos encerrados sin climatización, sin comer ni beber. Muchos mueren antes de llegar a su punto de destino. Otros llegan enfermos de parvovirosis, moquillo, tos de las perreras y otras enfermedades que les provocan la muerte a los pocos días de haber sido vendidos a una familia.

Bulldog Ingles L'Encís. Bull Tigress con su hija L'Encís Mega Star.

Bulldog Ingles L'Encís. L'Encis Fantastic Bull Red. Hermano de camada de nuestra Bull Tigress.

Son cachorros que no han sido inmunizados con vacunas porque son separados de sus madres con pocos días de vida. Con esa edad no se pueden vacunar, así que falsifican las cartillas veterinarias poniendo una edad mayor a la real, para poder viajar. Otras veces no les vacunan para reducir los gastos de 'producción'. En estas granjas de explotación no aplican ningún plan de selección genética. Así pues, muchos cachorros son portadores de malformaciones congénitas. Los pedigrees normalmente también son falsos.

Cuando la familia de uno de estos desafortunados cachorros reclama porque está enfermo o se ha muerto, el vendedor propone darles otro cachorro a cambio, como si fuese un objeto. Se trata de un negocio sucio, practicado por gente sin escrúpulos, que a pesar de todo sigue siendo muy rentable para ellos. Entendemos que la solución del problema pasa por la educación y la sensibilización de las personas. Si estáis pensando en adquirir un cachorro de Bulldog Inglés, acudid a un criador de reconocida competencia.

Entrevista realizada por Alfonso Somoza

 

Afijo 7420

Copyright © 2010 L'Encís Bulldogs. Todos los derechos reservados   |   Josep Sala - Valle del Montsec (Lleida) - Telf. 666170852